lunes, mayo 31

Ramón Azócar: Ética y Moral


Presentación

En otros términos: digamos que la Ética es interna. Y la Moral es externa. Hasta podemos afirmar que la Ética tiene que ver con nuestro pensamiento o, mejor aún, con nuestra forma de pensar. La Moral está relacionada con nuestras acciones. La Ética es el qué hacer. La Moral cómo hacerlo. Esta es la consideración de Rodríguez (1.998) cuando señala que la moral se refiere a la conducta del hombre que obedece a unos criterios valorativos acerca del bien y del mal, mientras que la ética estudia la reflexión acerca de tales criterios, así como de todo lo referente a la moralidad.

Se espera entonces que una persona tenga, en el contexto social, una conducta íntegra. Que se conduzca por el camino del buen obrar. Sujeto de normas de convivencia social. Lo que le permitiría la inserción en una comunidad o sociedad determinada. Siendo modelo. Ejemplo de buen ciudadano. Prototipo de hombre frente a la sociedad. Ante el Estado. Porque como ha dicho Fatone (1.969) a diferencia del animal –sumido también en el fluir incesante de los hechos-, no está el hombre haciendo siempre lo que las leyes de su especie, la necesidad de sus instintos o de su idiosincrasia fisiológica y la estructura del medio que lo rodea le determinan inexorablemente. El hombre, como el animal, no puede esquivar las situaciones, pero a diferencia de él, ni las situaciones mismas ni su propia configuración psicofisiológica le indican ineludiblemente cómo debe obrar. Forzado a obrar, el hombre, a diferencia del animal, elige cómo hacerlo: toda su existencia es, en este sentido, una elección constante.




Compra aquí