martes, noviembre 13

Conoce a nuestra autora Graciela Fernández



Biografía: 


Nací el 26 de febrero de 1960 en Rosario, Argentina. Cuando tenía ocho años mi familia se mudó a Córdoba capital, enseguida a Unquillo, donde trascurrió parte de mi infancia y mi adolescencia, y desde 1986 vivo en Río Ceballos con mi hija Carla y las perras y gatas de turno.
Desde muy chiquita me gustó leer, y a los catorce años ya escribía poesías y relatos intimistas. Pero fue recién después de los treinta y cinco que decidí ser escritora en serio. 
Mi primer libro, Manual de Instrucciones para Recién Separadas (humor y autoayuda), le pareció tan divertido al dueño de Ediciones del Boulevard que decidió jugarse y pagar la edición de su propio bolsillo, algo que le voy a agradecer toda mi vida. El Manual vio la luz en Córdoba en 1998, y pese a lo explícito del título le gustó por igual a mujeres y hombres. Incluido mi ex, que andaba con un ejemplar a cuestas para enseñárselo a todo el mundo y proclamaba a los cuatro vientos que él era el “muso inspirador”. 
A principios de 2000 empecé a escribir Como las uvas, mi primera novela, incitada por un amigo escritor según el cual yo era una combinación de Virginia Woolf y Corín Tellado... aunque nunca me aclaró los porcentajes de la mezcla. Vaya uno a saber qué me quiso decir. 
Entre 2002 y 2004 fui columnista invitada del diario digital El Zonda de San Juan; allí publiqué artículos de opinión, en su mayoría humorísticos, con el seudónimo Peperina Exprés. Esos textos, y muchos otros más con los que tengo en mente armar un libro, pueden leerse en mi blog personal, www.terincollado.blogspot.com
¿Qué más puedo contarles de mí? No soy glamorosa. En contraposición con la imagen bohemia, o trasgresora, o erudita, que cultivan algunos colegas, yo no bebo, no fumo, no consumo litros de café, no trasnocho, no me hago la intelectual, no cito cada dos palabras a filósofos o escritores de culto, no estoy deprimida, no he intentado suicidarse y no me psicoanalizo; mis únicos vicios son leer, navegar en internet o comerme una barrita de Chocolate Águila disolviéndola lujuriosamente en la boca de a pedacitos para que me dure más. 
Lejos del mundanal ruido y del mundillo literario, llevo una existencia pacífica y espartana en una casa chiquita pero con una vista espléndida. Desde allí contemplo las sierras y la vida, y cuando me inspiro y le puedo robar unas horas al descanso o al trabajo, escribo. 
Hace un tiempo, me definí a mí misma como “una persona feliz por convicción; ser infeliz sería una ingratitud, porque la vida me ha dado y me da mucho. Amo sin estridencias pero con lealtad a mi familia, mis amigos y lo que hago. Y sumo, siempre sumo: afectos, experiencias, enseñanzas, que multiplican la capacidad de mi corazón y mi cerebro para recibir cada vez más. Ojalá algún día pueda alcanzar la sabiduría del que escucha sin juzgar, entrega sin medir lo que recibe a cambio y enseña sin mezquindad todo lo que sabe”. 
En 2011 decidí encarar el desafío de la edición digital de “Manual de Instrucciones para Recién Separadas”. La nueva versión, corregida y aumentada, está a disposición de los lectores a través de Editora Digital, que me ha dado la posibilidad de reeditar un libro tan querido para mí. Un libro escrito con amor, y que le hizo mucho bien a quienes lo leyeron.

Blog: 
http://www.terincollado.blogspot.com/
Facebook de mi libro: 
http://www.facebook.com/manualdeinstruccionespararecienseparadas